¿Qué es la listeriosis?

La listeriosis es una infección causada por la bacteria Listeria monocytogenes. Se trata de una enfermedad transmitida por los alimentos.

Grupos de riesgo:

Las personas pueden sufrir listeriosis después de comer alimentos contaminados. La enfermedad afecta de forma más grave en determinados grupos de riesgo como son: mujeres embarazadasniños recién nacidos; mayores de 65 años y personas inmunodeprimidas como, por ejemplo, las que han recibido un trasplante, están en tratamiento de quimioterapia o sufren alguna enfermedad como diabetes, síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), enfermedad renal o hepática.

Período de incubación:

El período de incubación varía entre 1 y 70 días desde la exposición, cosa que puede hacer muy difícil identificar el alimento implicado.

Síntomas:

La listeriosis puede causar una variedad de síntomas. En gran parte de la población puede causar una afección leve con fiebre y diarrea. En determinados grupos de población especialmente sensibles pueden causar una enfermedad grave.

En mujeres embarazadas puede causar fiebre, fatiga y dolores musculares. Los efectos más graves son para el feto ya que puede causar aborto espontáneo, muerte fetal, parto prematuro o infecciones potencialmente mortales en el recién nacido.

En el caso de personas inmunodeprimidas y gente mayor de 65 años puede dar lugar a infecciones graves con septicemia, meningitis, encefalitis, o afectar a otras partes cuerpo. Los síntomas pueden incluir dolor de cabeza, rigidez en el cuello, confusión, pérdida del equilibrio y convulsiones, además de fiebre y dolores musculares.

Los alimentos de mayor riesgo son el siguientes:

  • Leche cruda (directa de vaca, oveja o cabra sin tratar ni hervir)
  • Quesos blandos hechos con leche no pasteurizada
  • Germinados crudos
  • Pescado ahumado
  • Carnes y derivados no cocinados o rebanados
  • Frutas y verduras troceadas con antelación al consumo (se tienen que lavar, pelar y trocear justo en el momento del consumo)
  • Verduras crudas que no han sido limpiadas y desinfectadas

Las medidas que hay que tomar para prevenir la listeriosis se recogen a continuación:

  • Los grupos de riesgo tienen que conocer los alimentos de riesgo y evitar su consumo o consumirlos previo tratamiento térmico de 70 °C.
  • No consumir leche cruda (sin pasteurizar) ni los quesos blandos que se hacen con ella. Comprobadlo en la etiqueta o preguntad al vendedor.
  • Evitar embutidos, productos cárnicos rebanados, patés refrigerados, pescado ahumado, carnes crudas, salchichas u hot dogs. Se pueden consumir si se cocinan o calientan a más de 70 °C (hasta que salga vapor) antes de comerlos.
  • Respetar las fechas de caducidad de los alimentos que se mantienen refrigerados.
  • Las sobras se tienen que calentar intensamente antes de consumirlas. Calentar en 70 °C o hasta que salga vapor. No consumir nunca alimentos sobrantes que no puedan ser recalentados intensamente justo antes del consumo, como por ejemplo ensaladas, ensaladas de pasta, de patata, de hortalizas, con salsas, etc.
  • Guardar las sobras en la nevera a menos de 4 °C lo antes posible (máximo 2 horas después de su preparación), en recipientes con tapa, y consumirlas antes de que pasen 2 o 3 días. También se pueden congelar el día de la preparación si se tienen que guardar más días.
  • Los vegetales que se tengan que consumir crudos se tienen que lavar y/o pelar en condiciones higiénicas justo antes de su consumo. Las verduras crudas se tienen que desinfectar en una solución hipoclorito en dosis indicadas por el fabricado durante 5 minutos.
  • Mantener siempre la temperatura de la nevera por debajo de los 4 °C.
  • Mantener la máxima higiene (utensilios, manos y superficies limpias) y cumplir las cuatro normas fundamentales de seguridad alimentaria (limpiar, separar, cocer y enfriar).